Seleccionar página
Tipos de portabebés

Tipos de portabebés

Existen muchísimos tipos de portabebés…
Hay portabebés con panel, y hay portabebés sin panel.
Hay portabebés que se ajustan con nudos, otros con anillas, otros con broches, incluso hay portabebés que mezclan varias formas de ajustes, y otros que no tienen ninguno.
Todos y cada uno de los portabebés son útiles. Puede que te gusten todos, o ninguno, o tal vez varios de ellos. Puede que te sea fácil o cómodo de usar uno, varios o (muy raramente) ninguno de ellos.

Como norma general, antes de que alguien compre un portabebé  le aconsejo se haga al menos  tres de estas preguntas:
¿Qué edad tiene tu bebe ahora (o cuando portearas)?
¿Para que necesitas portear?
¿Alguien más usara ese portabebé?
¿Cuánto tiempo quieres poder usar este portabebé?
¿Cómo te llevas con los nudos?

A mi me gusta clasificar los portabebés de tres diferentes formas.
De acuerdo a la edad, o evolución muscular del bebe, la forma de ajustarlo, o la ausencia o presencia de panel.

La Primer forma es muy sencilla y fácil de comprender. También es la más importante, y la que definirá entre que portabebés podremos elegir.

Por definición, un portabebé es ergonómico cuando es respetuoso con el cuerpo del porteador y del ser porteado, a su vez, un portabebé ergonómico tiene la cualidad de permitirnos tener ambas manos libres.
Se puede decir que un portabebé ergonómico debe poder darle sostén al bebe a lo largo y ancho de todo su cuerpito, sobre todo en las áreas en las que el aún no adquirió control por sí mismo.

Basándonos en esto se pueden reconocer tres etapas.
Cuando el bebe es recién nacido y/o aún no controla la musculatura que sostiene su columna.
Cuando el bebe o niño ya logra mantener su cabecita erguida.
Cuando el bebe o niño ya es capaz de sentarse o gatear por si mismo.

Cuanto más control tiene el pequeño, menos necesario es para el portabebé cumplir con esa labor de satén.
En caso que el niño se duerma vuelve a ser necesario, en cierta medida, cumplir esa labor, por esta razón la mayoría de los portabebés de panel traen capucha 😉

En el siguiente cuadro se hace una ejemplificación de lo descrito arriba:

Otra forma de clasificarlo es según la forma de ajuste y la ausencia o presencia de panel.
Se hablara de cada portabebé en otro post. Pero por ahora les dejo un cuadrito para ejemplificar:

Portear para mí es…

Portear para mí es…

Portear es cargar a un niño, como si en brazos fuera, en un portabebés.

Existen diferentes tipos de portabebés los cuales se pueden clasificar en dos grandes grupos, los llamados ergonómicos, los que respetan la fisionomía tanto del ser porteado como del porteador, y los que no la respetan, a los que llaman no ergonómicos.

El porteo, o uso de portabebes ergonómicos esta especialmente aconsejado en niños pequeños, recién nacidos, prematuros, o bebes de alta demanda ya que facilita la labor maternal al permitir llevar al niño pegado al cuerpo del porteador dejándole a su vez las manos libres para realizar otro tipo de tareas. A su vez, el estar pegado a su madre, padre o figura de apego no solo ayuda al niño a desarrollarse correctamente sino que le da seguridad.

Para mi el porteo resulto una solución a un problema: Dormir al niño.
Tras un parto complicado y la imposibilidad tanto física como psicológica de hacerme cargo de ese niño como correspondía tuve que buscar una alternativa. No era viable que el niño siempre fuese acunado por sus abuelos o tías, por un lado, porque no era tarea de ellos, y por otro, porque las vacaciones terminarían y ellos no tendrían la disponibilidad de hacerlo.

Mi solución fue portear.

Portear es conciliar ser madre con ser mujer. Es cuidar de tu niño como el lo espera.

Para una sociedad en la que a los tres meses, si tenes mucha suerte un año, tenes que reincorporarte a las tareas habituales, como si nada hubiese pasado. Como si un millón de hormonas no hubieran estado jugando a subir y bajar niveles, como si no te hubieras desprendido de algo que era todo tuyo para compartirlo con el resto, como si tu cuerpo siguiera siendo tu cuerpo y no una cosa no reconoces: estirado, con grietas, lastimado…

Para esa sociedad en la que vivimos portear significa sacarle provecho a esa baja maternal, volver a tener a tu niño pegadito a ti, regular tus hormonas con la felicidad te genera verlo tan calmo, tan seguro pegado a tu cuerpo.

Es imposible listar los beneficios de portear para la madre y para el hijo. Es imposible listar los beneficios de portear para el padre y el hijo, e incluso para la tía y el sobrino.

Es imposible listar los beneficios del porteo porque tendríamos que nombrar todos los beneficios que generan los abrazos, las caricias, las miradas. Tendríamos que listar los beneficios le trae a el cuerpo el estar feliz, libre de toxinas.

Y es que el porteo es eso, es un abrazo envuelto en tela.

Los beneficios del porteo son tan solo los beneficios del amor. Y es imposible listarlos todos.

A nadie se le ocurre desaconsejar el amor, un abrazo. Bueno, yo no puedo desaconsejar el porteo.
Solo que, tanto en el amor como en la vida misma hay que ser cuidadosos, hay que estar cociente de lo que se hace para no terminar en una catástrofe. En el porteo igual. Hay que ser cociente cuando se portea a alguien, vigilar nuestra seguridad y la del ser porteado